Buenos días aristócratas,

Tras la breve incursión en Suiza para analizar la spin-off de Roche, Givaudan, de nuevo se regresa a la ‘tierra de los aristócratas del dividendo’, es decir, Estados Unidos.

Con el fin de analizar una empresa aburrida, necesaria pero que quizás uno no se pare a analizar por falta de glamour, hablo del aristócrata de la pintura: Sherwin-Williams.

Un aristócrata que lleva la friolera de 42 años consecutivos incrementando el dividendo. Un dividendo que al principio no es muy jugoso, pero que su crecimiento es brutal.

1. Historia de Sherwin-Williams

Sherwin-Williams, nació en 1866 tras recoger las cenizas Truman Dunham, una fábrica que producía aceite de linaza, base de la mayoría de pinturas. Al principio, Sherwin-Williams continuó con la práctica de vender ingredientes que luego el cliente mezclaba, pero la empresa pronto comenzó a desarrollar una pintura premezclada, revolucionando la industria de la pintura.

En este punto comenzó un período de expansión constante tanto a nivel de empresa con nuevas oficinas como con la compra de varias compañías. En 1905 Sherwin-Williams dio el salto internacional con la alianza con la prestigiosa firma londinense Lewis Berger & Sons,Ltd.,

A principios de la década de 1920, la empresa era el mayor fabricante de revestimientos en los Estados Unidos. En la década de 1940, la empresa se dedicó al desarrollo de productos para generar crecimiento. A principios de la década de 1940, introdujo tanto la pintura Kem-Tone, una pintura a base de agua de secado rápido para uso doméstico en interiores, como el «Roller-Koater», una herramienta de pintura de rodillo para reemplazar el pincel.

A finales de la década de 1960, los productos de Sherwin-Williams se vendían a través de 1.850 sucursales y cerca de 33.000 distribuidores pero el costo de las materias primas aumentó significativamente en los siguientes años y llevaron a una recesión en el futuro de la empresa en la década de 1970. Esto finalmente llevó a los ejecutivos de Sherwin-Williams a vender algunas de sus operaciones y cerrar 100 tiendas.

En 1979, el nuevo presidente, John G. Breen, formó un equipo de gestión que llevó a la empresa que estaba a punto de declararse en quiebra a 16 años de mejoras consecutivas en las ganancias. Aproximadamente un tercio del crecimiento de las ventas provino de adquisiciones, mientras que aligeró la empresa con la venta de los negocios de contenedores y productos químicos.

Su nueva situación de liderazgo de Sherwin-Williams le permitió seguir realizando adquisiciones en la década de 1990. A Pratt & Lambert (1995) y Thompson Minwax (1997) se unieron en la siguiente época Paint Sundry Brands Corp o el fabricante de pinceles premium de la marca Purdy. Estas dos adquisiciones proporcionaron a Sherwin-Williams una mayor participación de mercado en el negocio de suministros y pinturas para contratistas profesionales. Su última gran adquisición fue Valspar en 2017, una empresa americana consolidada de pintura decorativa.

2. Modelo de negocio

El negocio de Sherwin-Williams es sencillo, que no fácil. Se dedica al desarrollo, fabricación, distribución y venta de pinturas, revestimientos y productos relacionados a clientes profesionales, industriales, comerciales y minoristas, principalmente en América del Norte y del Sur con operaciones adicionales en la región del Caribe, Europa, Asia y Australia.

Actualmente se divide la empresa en tres áreas:

América (56%): lo componen más de 4.700 tiendas en la región de los Estados Unidos, Canadá, América Latina y el Caribe donde Sherwin-Williams vende sus productos, además de productos de otras empresas. satisface las demandas de los clientes regionales mediante el desarrollo, la concesión de licencias, la fabricación, la distribución y la venta de una variedad de pinturas arquitectónicas, revestimientos y productos relacionados en América.

Marcas de consumo (16%): es la parte operativa de la empresa donde se desarrollan el portfolio de Sherwin-Williams: pinturas, barnices, productos industriales, productos de acabados de madera, conservantes de madera, aplicadores, inhibidores de corrosión, aerosoles, masillas , etc.

Productos que luego son ‘vendidos’ a los otros segmentos de la compañía. Aproximadamente el 55% de sus ventas totales fueron transferencias entre segmentos de productos vendidos principalmente a través del segmento americano.

Recubrimientos (27%): desarrolla y vende recubrimientos industriales para acabados de madera y aplicaciones industriales en general (metal y plástico), repintado automotriz, recubrimientos marinos y protectores, recubrimientos para bobinas, recubrimientos para empaques y resinas y colorantes basados en desempeño en todo el mundo. Además también otorga licencias para determinadas tecnologías y nombres comerciales en todo el mundo.

3. Salud financiera

3.1. Cuenta de resultados

Preciosa gráfica de ventas la que muestra Sherwin-Williams. Ventas crecientes en casi todos los años, a un ritmo anual del 7%, espoleado principalmente en 2017 y 2018 por la inclusión de Valspar que aumentaron sus ventas un 20% anual.

En cuanto a los margenes, la sensación es buena. Tanto el margen bruto (47%) como el margen neto (11%) han ido aumentando durante los últimos años, llegando al punto de que Sherwin-Williams posee ya barreras de entrada. Algo difícil en un sector y negocio en el que se supone una alta competencia.

3.2. Balance de la empresa

Los numeros siguen siendo buenos pero más ajustados. La relación entre corrientes es justamente la unidad, y es un valor donde se suele manejar en los últimos años. Preferiría unos valor mas holgados, pero la empresa parece que se encuentra cómoda en ellos.

Los intangibles están ‘engordando’ el balance. De pasar de un 16% al 53% actual, debido principalmente a la compra de Valspar y de varias empresas europeas en 2019. Los rangos actuales son ya para tenerlos en cuenta.

El patrimonio neto tiene una clara tendencia descendente dentro del balance, llegando al punto del 15% en que la empresa es más de los acreedores que de los accionistas. Además su crecimiento es plano, pues crece a un ritmo del 1,2% anual de media histórica.

La deuda no ofrece dudas y la operación de Valspar se observa claramente en sus cuentas. Si bien, Sherwin-Williams la tiene estabilizada y con una ligera tendencia a la baja. Buen síntoma de que no se lanzan ‘a lo loco’ en comprar nuevas empresas. Aún así, el ratio deudaLP/Patrimonio es elevado, superando con holgura el valor de 2.

Habrá que tener en vigilancia la deuda porque además los intereses de la deuda oscilan entre el 3% y el 7%, intereses nada desdeñables en un entorno de bajo tipos de interés.

3.3 Beneficios y dividendos

Si la parte del balance nos ha dejado un poco fríos, en esta sección vuelven la alegría. La gráfica habla por si sola. Los beneficios de la empresa cubren sobradamente el dividendo dejando un pay-out de los más bajos que he visto, del 24% y es un valor que no varía en exceso en todos los años analizados. Algo curioso es que los dividendos crecen a menor ritmo que los beneficios, 12% frente al 18%.

Sherwin-Williams agasaja a sus accionistas con el pago del dividendo en marzo, junio, septiembre y diciembre. Además de premiar al accionista con recompras de acciones, que salvo los años de la compra de Valspar donde las aumentó levemente, han sido agresivas.

3.4. Accionariado

Curioso ver que es su mayor accionista son sus propios empleados gracias al plan de pensiones de la propia empresa. Interesante también el gran peso de la gestora Vanguard dentro de la empresa.

4. Análisis técnico. Posibles entradas.

Antes de nada remarcar que Sherwin-Williams acaba de realizar un split 3:1 por lo que los resultados comentados en anteriores apartados no deben compararse con su cotización actual.

Poco más que decir que la empresa está en máximos históricos y con una tendencia alcista muy fuerte que no da opción a entrar en los últimos años, salvo en marzo de 2020. Con la cotización actual la rentabilidad bruta del dividendo es escasa, del 0,78%.

5. Conclusiones

Sherwin-Williams es una gran empresa donde ha creado ciertas barreras de entrada en un sector complicado, y eso es de alabar. Ventas, beneficios y dividendos crecientes, y un pay-out muy bajo hace que el dividendo este bastante asegurado.

Por contra, la empresa tiene un alto nivel de endeudamiento, mostrado por un bajo nivel del patrimonio neto. Además de una relación entre corrientes muy ajustada.

Con todos los datos el título de MARQUÉS dentro del ranking del Barón del Dividendo es el más adecuado

Tras el análisis, ¿estáis de acuerdo con él?¿os atrae la idea de invertir en Sherwin-Williams? ¿cómo veis su futuro? ¿a que precio la compraríais?

Si te ha gustado, por favor, compártelo y no te olvides de que puedes seguirme en Twitter como en Facebook.

Por último, no te olvides de suscribirte a la web para estar al tanto de las actualizaciones y además recibes de forma gratuita el AristoPack, la guía esencial para conocer a los aristócratas del dividendo.

Saludos aristócratas.

AVISO

El Barón del Dividendo ofrece este contenido de forma gratuita y desinteresada. El presente análisis es de carácter genérico y no se adapta a las características individuales del inversor. El contenido de este informe ha sido elaborado a partir de la documentación oficial depositada por la compañía analizada. Además, se incluye información de terceros. El Barón del Dividendo no se hace responsable de las decisiones tomadas por los lectores a raíz de este informe. Es recomendable acudir a un experto financiero titulado antes de realizar cualquier inversión.

Please follow and like us:

2 commentarios

Bernard · 16/06/2021 a las 7:59 PM

Hola. Muy interesante. No la conocía. Menuda manera de crecer !!!

Comentas que a finales del los 60 un aumento de precio de las materias primas le llevo a una pequeña crisis supongo que por estrechamiento de margenes.
¿Estaríamos ahora en usa situación parecida? Y además en máximos históricos…

No esta un poco cara respecto a su sector.?
Me sale un PER de más de alrededor de 40??? Igual me he liado con el split…
Alguna idea de por donde andará su Fair Value.?

Saludos.

    barondeldividendo · 23/06/2021 a las 6:55 AM

    Buenos días Bernard,

    Dudo mucho que estemos todavái en una situación como a finales de los 60 porque todavía laempresa tiene margen para aplicar la subida de las materias primas a sus productos.
    Al estar en máximos históriocs es lógico que esté cara, y lo está con respecto a su sector cuyo PER es de 28 ( el de SHW es de 35).
    En cuanto al Fair Value no te puede ayudar porque no lo domino.

    Saludos aristócratas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *